Fuente: El Mundo

El incendio más mortífero y destructivo de la historia de California no da visos de ceder tras tres días de intenso drama. La amenaza continúa espoleada por los vientos, con especial intensidad en el sur del Estado, donde las llamas han dejado un balance de dos muertos, 250.000 evacuados y cientos de casas arrasadas, incluyendo algunas propiedad de estrellas de la industria del cine y el entretenimiento. Al norte, el pueblo de Paradise ha quedado completamente destruido, con un total de 29 muertos.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trumpha declarado este lunes el estado de desastre en California y ha ordenado ayuda federal para combatir los incendios forestales, los más destructivos de la historia del estado. “Acabo de aprobar una solicitud acelerada para una declaración de desastre mayor para el estado de California. Quería responder rápidamente para aliviar algo del increíble sufrimiento que está ocurriendo. Estoy con ustedes”, ha señalado el mandatario a través de su cuenta en la red social Twitter.

Según ha informado la Casa Blanca en un comunicado, la declaración pone fondos federales a disposición de las personas afectadas en los condados de Butte, Los Ángeles y Ventura. “La asistencia puede incluir subvenciones para viviendas temporales y reparaciones de viviendas, préstamos a bajo coste para cubrir pérdidas de propiedad no aseguradas y otros programas para ayudar a individuos y dueños de negocios a recuperarse de los efectos del desastre”, ha señalado la Casa Blanca.

El objetivo ahora en el condado de Buffe, al norte de Sacramento, es localizar a los 228 desaparecidos que ha dejado la catástrofe. De momento, las tareas de rescate se están viendo obstaculizadas por los focos aún activos y por las condiciones del terreno, demasiado calientes para los perros en labores de rastreo. La esperanza es que algunos aparezcan en los centros de acogida habilitados por las autoridades.

En la zona de Malibú y Thousand Oaks, al oeste de Los Ángeles, el temor es que los vientos vuelvan a superar los 70 kilómetros por hora en los próximos días. El departamento de bomberos del condado de Los Angeles ha advertido de que nadie está a salvo de las llamas y que el fuego puede seguir propagándose a gran velocidad.

“Hace 10 o 20 años te podías quedar en tu casa cuando había un incendio, y éramos capaces de proteger a la gente”, dijo el jefe de bomberos del condado de Ventura, Mark Lorenzen. “Las cosas no son como eran hace 10 años”.

Nombres como Lady Gaga, Guillermo del Toro o Julia Roberts se han visto obligados a evacuar y sus casas siguen bajo amenaza de las llamas. Otros como Gerard Butler, Neil Young, Miley Cyrus o Scott Derrickson ya han confirmado que el incendio se ha llevado sus viviendas por delante.

“Completamente devastada por los incendios que están afectando a mi comunidad”, escribió Cyrus en Twitter. “Mis animales y el amor de mi vida consiguieron salir, y eso es todo lo que me importa ahora mismo. Mi casa ya no está en pie, pero las memorias compartidas con familia y amigos siguen ahí, fuertes”. Hasta el momento, y con la situación contenida al 15%, se han perdido 177 edificios y otros 57.000 podrían correr la misma suerte.

No todos, sin embargo, optaron por marcharse a los refugios cercanos. Fueron varios los que se quedaron a defender sus casas recurriendo a cubos de agua, mangueras o al sistema de riego para no perderlo todo. Gente como Alma y Greg Cwik, residentes de Bell Canyon, explicaron al ‘Los Angeles Times’ que al no haber efectivos suficientes para combatir un incendio de semejante envergadura, se mantuvieron firmes. “Son muy pocos”, dijo Alma Cwik. “Estuvieron aquí, pero cuando el fuego se desplazó hacia Malibú y Hidden Hills, se fueron hacia allá”.

Y eso que han llegado bomberos de estados como Idaho, Oregon, Washington y Utah, una zona de desastre que el todavía gobernador del estado, Jerry Brown, atribuye con claridad al calentamiento global. “Esta nueva situación de anormalidad continuará ciertamente en los próximos de 10 a 20 años”, manifestó. “Desafortunadamente, la mejor ciencia nos está diciendo que la falta de humedad, el calor, la sequía y todos esos factores se van a intensificar”.

Desde 1933 no se registraba en California un balance de muertos semejante en un solo episodio. Sin embargo, en los últimos años los incendios se han intensificado. Solo en 2018 ya se habían perdido 11 vidas antes de este fin de semana devastador para el estado más poblado del país, de luto por tanta muerte y destrucción.

Fuente

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here