La posible salida de Manuel Marchena del tribunal que juzgará el procés independentista tiene una consecuencia directa en el proceso judicial: no participará en el juicio en caso de ser elegido por los vocales, y por tanto tampoco podrá llevar la ponencia de la resolución ni la presidencia del tribunal de siete magistrados y magistradas.

La batuta de presidente del tribunal pasará al magistrado más antiguo de la sala: Andrés Martínez Arrieta, considerado en el Tribunal Supremo como un juez de carácter progresista. La salida de Marchena del tribunal abre la puerta, además, a la llegada de Susana Polo, última incorporación a la sala de lo penal procedente del Tribunal Superior de Justicia de Madrid y también considerada progresista.

El nombre de Manuel Marchena ha sido pactado entre PP y PSOE como futuro presidente del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) y Tribunal Supremo, aunque es un nombramiento que tendrá que ser votado en diciembre por los futuros vocales que surjan del proceso de renovación.

Manuel Marchena, juez del Supremo desde 2007 y al frente de la sala segunda desde 2014, había sido designado como ponente de la sentencia que resultará del juicio contra el procés independentista. Junto con él, el tribunal original estaba formado por Andrés Martínez Arrieta, Juan Ramón Berdugo, Luciano Varela, Antonio del Moral con la posterior incorporación de Andrés Palomo y Ana Ferrer.

Fuente

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here