A las 17:40 horas de este miércoles el Comité Olímpico Internacional (COI) y el Comité Olímpico Español (COE) emitieron un comunicado conjunto en el que informaban de que el Gobierno español cambiaba de postura y permitirá a los deportistas de Kosovo, país que declaró unilateralmente su independencia en 2008 y no está reconocido por España, participar bajo su himno y su bandera en las competiciones deportivas que se organicen en nuestro país. Además, el documento señalaba directamente a un responsable de este acuerdo, que podría suponer un primer paso hacia el reconocimiento del país balcánico: “Queremos reiterar nuestro profundo agradecimiento por la decisión adoptada por el Gobierno e impulsada por el presidente don Pedro Sánchez“.

Este acuerdo tiene unas implicaciones que van mucho más allá del deporte, pues España es, junto a Grecia, el único gran país europeo que no admite a Kosovo, cuya declaración de independencia unilateral es el modelo a seguir por el independentismo catalán. Por ello, España había sido inflexible hasta ahora. Este mismo verano, en los Juegos Mediterráneos de Tarragona, los atletas kosovares tuvieron que participar con un visado especial y no pudieron desfilar bajo su bandera, sino que lo hicieron bajo la de su Comité Olímpico. Y más tajante fue la postura en el Mundial de kárate de Madrid del pasado fin de semana, cuando ni siquiera se les permitió utilizar ropa que llevase el nombre de su país y en los marcadores se les identificó como deportistas de la Federación Mundial de Kárate.

Esto desencadenó la reacción del COI, que sí reconoce a Kosovo y, a través de su director general adjunto, el catalán Pere Miró, amenazó a España con no permitirle organizar ningún evento deportivo mientras no solucionase esta situación. Ante este problema, el COE y el Gobierno negociaron, con activa participación del presidente Sánchez, una solución durante los últimos tres días hasta alcanzar el citado acuerdo.

Un pacto que el Ministerio de Exteriores se apresuró a desmentir mediante otro comunicado: “No ha habido ningún cambio en la posición española. España ha venido permitiendo y facilitando la participación de deportistas kosovares en dichas competiciones, concediendo los visados cuando estos han sido solicitados, siempre de acuerdo con la carta olímpica y permitiendo la utilización de sus símbolos, banderas e himno”. Una contradicción evidente con lo sucedido en las competiciones de Tarragona y Madrid.

“Claro que ha habido un cambio y uno muy significativo”, explica a EL MUNDOAlejandro Blanco, presidente del COE. “Respetamos cualquier postura política del Gobierno respecto a Kosovo, pero deportivamente es un gran avance. Pese a lo que dice Exteriores, nunca se les ha permitido competir en España bajo su bandera y en el nuevo acuerdo queda clarísimo que ahora sí pueden hacerlo”, añade.

Y es que, horas antes de firmar el comunicado en el que niega cualquier cambio, el ministro Borrell también rubrica la carta enviada al COE y al COI que dice literalmente así: “España está dispuesta a buscar fórmulas que garanticen la participación de deportistas kosovares en eventos deportivos organizados en España bajo los auspicios del COI. Es decir, a facilitar la obtención de visados para los participantes kosovares y a permitir la utilización de sus símbolos nacionales, bandera e himno de acuerdo con el protocolo olímpico. En resumidas cuentas, a asegurar que dichos deportistas puedan participar en igualdad de condiciones con los demás”. Es decir, como los de cualquier país reconocido oficialmente. Y esto, quiera o no el Gobierno, es un cambio.

Fuente

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here