Con la elección de Néstor Humberto Martínez como Fiscal General, Luis Carlos Sarmiento Angulo, el hombre más rico del país, tiene ahora a su abogado de confianza en uno de los cargos más poderosos del país. Con eso, Sarmiento aumenta con creces su ya enorme poderío, que además ha crecido desde que Juan Manuel Santos y Germán Vargas llegaron al poder.

Sarmiento pasó de tener el puesto 135 entre las personas más ricas del mundo en 2010 según Forbes (con un patrimonio de 5.600 millones de dólares) a ser el 124 con 11.100 millones de dólares hoy.

Estos son los sectores donde hoy tiene gran influencia:

La justicia, con el Fiscal General

Ya un estudio de César Rodríguez, investigador de Dejusticia, mostraba cómo la justicia civil dedicaba una parte significativa de su tiempo a cobrar las deudas bancarias. Ahora su abogado personal recién nombrado Fiscal General será una persona muy poderosa, con la capacidad de investigar penalmente a cualquier persona o de abstenerse de hacerlo.2

Los medios, con principal periódico del país

En 2012 Sarmiento le compró El Tiempo al grupo español Planeta. Con ese negocio se quedó con el principal diario del país, que le ha servido para mandarle mensajes al Gobierno, hacerle publicidad gratis a sus acciones y visibilizar a la gente que le interesa.

Además del periódico tienen un portal web muy visitado, uno de los dos diarios económicos y dos canales locales de Bogotá con rating (CityTV llega hasta el 10 por ciento de los televisores prendidos en Bogotá) e influencia.

Los bancos, de los que tiene una cuarta parte o más

Con unos 50 mil empleados en Colombia los bancos de Aval (Bogotá, Occidente, Av Villas y Popular) suman más de una cuarta parte de la plata que han prestado los bancos y de la que le tienen guardada a los ahorradores en depósitos, y casi un tercio de todo el patrimonio y de todas las utilidades de los bancos del país.

En total, esos cuatro bancos tuvieron utilidades por unos 3,3 billones de pesos el año pasado, con lo que podrían haber pagado el programa Ser Pilo Paga 13 veces, haber financiado una cuarta parte de la primera línea de metro de Bogotá o pagar dos de las carreteras de 4G o haber comprado media Isagen. Y habría sobrado plata.

Las carreteras, con casi 1 de cada 5 concesiones

A través de Corficolombiana, el Grupo Aval maneja empresas como Pisa, Epiandes o Episol, que participan o son dueñas de varias concesionarias. Sarmiento entró a ese negocio con la carretera Bogotá- Villavicencio en 1994, en la primera generación de concesiones, y se ha convertido en uno de los grandes jugadores del sector, con 8 de las 50 carreteras concesionadas que hay en el país.

Recientemente se ha ganado 3 de las 18 vías asignadas en las concesiones de 4G: la doble calzada Villavicencio – Yopal que vale 3 billones de pesos y es enteramente del grupo. Y con los españoles de Iridium tiene Conexión Pacífico 1, por 1,2 billones de pesos y Mulaló – Loboguerrero, que vale 1,6 billones de pesos.

Además logró luz verde el año pasado  para hacer la terminación de la doble calzada Bogotá – Villavicencio, que costará 5 billones de pesos.

Y eso sin contar las participaciones que tiene en los concesionarios de los aeropuertos de Cali (del que tiene la mitad) y Cartagena (donde tiene más del 10 por ciento).

Las pensiones, de las que tiene la mitad

Con Porvenir, tiene una de las 4 administradoras de fondos de pensiones, y una de las dos grandes (la otra es Protección, del Grupo Empresarial Antioqueño). En total, controla casi el 50 por ciento de los ahorros de los colombianos (tiene la plata de casi 8 millones) y la mitad de las cesantías en el país.

Eso lo logró Aval gracias a que en 2013 la Superfinanciera avaló la compra del BBVA Horizonte, de capital español, por Porvenir, lo que concentró el negocio pensional en esos dos jugadores. Gracias a eso, Porvenir le dio a Sarmiento más de 400 mil millones de pesos en utilidades en 2015, con lo que podría pagar casi todo el presupuesto de Ibagué de este año o varios siglos de funcionamiento de La Silla Vacía.

El mercado fiduciario, donde es el más grande

Fidubogotá, la más grande de sus fiduciarias, era la tercera en tamaño (medida por activos que manejan) cuando Santos llegó al poder, y hoy es la primera. A eso ayudaron negocios del Gobierno, como el de manejar los 4 billones de pesos de las 100 mil casas gratis y los 1,1 billones del siguiente programa de vivienda, “vivienda salario mínimo” en los que esa fiduciaria se ganó las licitaciones para guardar esa plata y ayudar a escoger los constructores.

Si se suman las otras fiduciarias de Aval (Corficolombiana, de Occidente y Popular), las empresas de Sarmiento administraban a 30 de abril más de 104 billones de pesos de miles de clientes que les han entregado esa plata para que la manejen, a cambio de una comisión. Eso lo pone como el más grande jugador del sector, pues casi dobla a los que lo siguen (Citibank y el Grupo Empresarial Antioqueño).

El Gobierno, donde ha tenido a varios funcionarios “de la casa”

Sarmiento Angulo ha sido cercano a todos los presidentes, por lo menos desde César Gaviria, pero quizás en ningún otro gobierno ha tenido tantas personas cercanas en altos cargos. Con Santos ha visto a la esposa de uno de sus hombres de confianza ser ministra durante cuatro años (María Fernanda Campo, en Educación entre 2010 y 2014, es esposa del presidente del Banco de Bogotá, Alejandro Figueroa); a un viceministro de Hacienda y luego presidente de la principal aseguradora del Estado, la Previsora, que venía de su grupo (Andrés Restrepo Montoya); y a un Super Ministro, el hoy Fiscal General electo.

Los servicios públicos, donde juega con los grandes

Sarmiento, a través de Corficolombiana, tiene casi la mitad de Promigas, la principal transportadora de gas natural del país y una de las principales empresas de la Costa Caribe. Además, a través de Promigas y varias filiales de este como Gases de Occidente y Surtigas le vende gas natural más de 11 millones de personas, 2 de cada 5 colombianos que consumen ese tipo de gas.

También es el principal accionista privado de la Empresa de Energía de Bogotá y tiene intereses en el agua, pues es dueño de un tercio de la Concesionaria Tibitoc, que produce casi un tercio del agua de la ciudad.

El sector inmobiliario, con hoteles y oficinas

Sarmiento Angulo inició su carrera como empresario en el sector de la construcción y de él no se ha ido. Con Construcciones Planificadas ha desarrollado torres de oficinas en unos lotes muy bien ubicados en Ciudad Salitre de Bogotá, en la llamada Ciudad Empresarial Sarmiento Angulo, además de centros comerciales como Plaza Mayor en El Edén (que está en construcción). Aunque no es uno de los más grandes jugadores del sector, sí maneja megaproyectos que lo ponen en el tablero

En cambio, con Hoteles Estelar sí tiene la principal cadena de hoteles del país, por encima de Decameron, los hoteles Royal (hoy de la española NH) y Dann. Estelar maneja 23 hoteles y 6 apartahoteles.

La agroindustria, con varias puntas de lanza

A través de Corficolombiana, Sarmiento tiene varias compañías en el sector agroindustrial.

Una de ellas, Organización Pajonales, tiene cultivos de arroz en el Tolima además de caucho en el Meta; otra, Valora SAS, tiene inversiones en Plantaciones Santa Rita, Hevea de los Llanos, Agro Casuna, Agro Santa Helena y TSR20 Inversiones, todas con tierras en la Altillanura (y que fueron investigadas por presunta acumulación indebida de baldíos).

Con Unipalma tiene cultivos de palma africana en los Llanos, en más de 12 mil hectáreas de tierra.

Y con Pizano y varias empresas como Monterrey Forestal, Manufacturas Terminadas, Agronacay y Aglomaderas, tiene una participación en la industria maderera.

Aunque en ninguno de esos mercados es el principal jugador, Sarmiento sí tiene un pie en un sector que ha sido promesa de desarrollo en la última década.

lasillavacia.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here