El Real Madrid logró clasificarse como primero de grupo para los octavos de final de la Champions League tras su victoria por 0-2 ante la Roma en Italia. Tras un flojo primer tiempo de los blancos en el que la Roma perdonó en varias ocasiones, el equipo español se bastó de su pegada para ganar el partido y lavar su imagen tras la mala imagen de Ipurúa. Bale y Lucas Vázquez hicieron los goles en un partido en el que Isco se quedó en la grada por decisión técnica de Solari.

El vigente campeón salió al estadio Olímpico de Roma bastante mejor de como lo hizo en Ipurúa, aunque ese reto no era difícil de superar. En seguida Benzema pudo adelantar al Madrid si hubiera llegado a un buen centro raso de Toni Kroos.

La Roma tampoco estaba mal plantada y en seguida pidió un penalti por mano de Lucas Vázquez. La mano existió, pero tras varias repeticiones, no queda claro si era dentro o fuera del área. Eso sí, la mano no la pitó el colegiado cuando debió hacerlo.

Pasaban los minutos y el dominio del Madrid se iba diluyendo a la vez que Cengiz Ünder comenzaba a erigirse como la figura del primer tiempo. El extremo turco no paró de causar estragos en la zaga madridista aprovechando su punta de velocidad por banda.

Más allá de un disparo desde la frontal de Modric, la Roma se había hecho con el tempo del partido y comenzaron a llegar las ocasiones italianas. Primero Varane despejó la pelota cuando Schick estaba preparado para marcar a puerta vacía y luego entre Carvajal y Courtois despejaron un nuevo disparo desde dentro del área.

Eran los peores minutos del Madrid en Roma. Los blancos, que empezaron el partido clasificados merced al tropiezo del CSKA en casa con el Viktoria Plzen, no estaban dejando una buena imagen en un partido muy importante.

Lo mejor para el conjunto de Solari al descanso era el 0-0 inicial, y eso que la Roma no había hecho un primer tiempo espectacular. De hecho, pudo haber marcado justo antes del descanso tras un error en la salida de balón de Carvajal, pero Ünder la echó fuera con todo a favor protagonizando claramente la pifia de la jornada.

Y cuando perdonas al Real Madrid en Europa, normalmente lo acabas pagando. Nada más comenzar el segundo tiempo, Federico Fazio le regaló la pelota a Gareth Bale que tras recortar dentro del área no perdonó y batió a Olsen.

El gol del galés hizo que la Roma dejase más espacios y que el Madrid se sintiera más cómodo, motivo por el cual comenzó a hacerse dueño del partido y dejó el choque prácticamente decidido con el gol de Lucas Vázquez.

Benzema la dejó de cabeza para el extremo gallego, el cual no estaba en fuera de juego, y éste logró el segundo de la noche para el vigente campeón, dejando al Real Madrid clasificado para los octavos de final como primero de grupo.

La recta final del partido fue demasiado plácida para el Real Madrid que dejó que fueran pasando los minutos para que el encuentro acabase, se llevaran los tres puntos y se apunten al bombo de octavos de la Champions en el que estarán los primeros de cada grupo.

Fuente

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here