Fuente: El Mundo

Felipe Benjumea, presidente de Abengoa hasta septiembre de 2015, ha demandado a Banco Santander y HSBC ante los juzgados de primera instancia de Madrid por los daños y perjuicios patrimoniales sufridos durante la crisis de la compañía energética. Santander y HSBC, según Benjumea, precipitaron la crisis de la compañía al utilizar su peso como acreedores para imponer la salida de la compañía del entonces presidente como condición a la reestructuración de deuda.

Inversión Corporativa era el socio de referencia de Abengoa, que ahora reclama junto a Finarpisa y Ardachón más de 1.000 millones como resarcimiento por aquel proceso, por el que la empresa acabó reconociendo una deuda bruta consolidada de 8.900 millones de euros. Su participación se ha reducido desde el 51,35% hasta el 2,9% actual. La actuación de las entidades acreedoras provocó, según los demandantes, “un colapso de liquidez” abocando a la compañía a acogerse al preconcurso de acreedores.

La demanda encabezada por Benjumea considera un hecho probado que el mismo día que iba a aprobarse una ampliación de capital por 650 millones de euros para reforzar los fondos propios de la compañía, el grupo presidido por Ana Botín torpedeó el acuerdo al exigir el cese del presidente de la compañía y su salida del consejo de administración. HSBC se sumó a la petición de Santander impidiendo el aseguramiento de la operación y desatando una “oleada de especulación” en el mercado contra Abengoa. “La pérdida total de confianza impidió la operación” y llevó a la empresa, según Benjumea, a “un punto de no retorno” que se tradujo en el cierre de las líneas de liquidez y la imposibilidad de atender a su deuda.

La demanda se centra en el momento exacto de la negociación de la ampliación de capital. Para entonces, la situación de la compañía ya era muy comprometida. Las dudas comenzaron cuando en 2014, la agencia Fitch puso en duda las cifras del grupo y en concreto la deuda era muy superior a la reconocida. En tan solo un año la empresa presidida por Benjumea pasó de superar los 4.000 millones de euros en Bolsa, a valer 250 millones, un 95% menos.

Fuente

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here