(((ATENCIÓN EDITORES CONTENIDO GRÁFICO EXPLÍCITO/MÁXIMA CALIDAD DISPONIBLE)))) MEX40. MICHOACÁN (MÉXICO)16/08/2011.-Imagen tomada hoy, martes 16 de agosto de 2011, que muestra a los ocho presuntos miembros del crimen organizado quienes murieron durante un enfrentamiento con soldados mexicanos en el occidental estado de Michoacán, informaron fuentes castrenses. El choque se registró esta madrugada en el poblado de Tecario, en el municipio de Tacámbaro.EFE/Quadratín Ocho presuntos sicarios muertos en choque con soldados en el oeste de México

Fuente: Juan Alcaraz Díaz (ASUNTOS POLICIALES)

Antes de cerrar el mes de diciembre del pasado año de 2.017, México ya estaba en las puertas de batir todos los record sangrientos, establecido en el 2.011 en la denominada guerra contra el narco e impulsada por el entonces Presidente Calderón. Acabado el mes de noviembre, la cifra acumulada durante el año era de 26.573 homicidios, por lo que salían a 80 asesinatos diarios.

Con una media mensual de más de 2.000 homicidios, estaban a punto de superar los 27.199 del 2.011. Desde diciembre de 2.006, fecha en la que los militares salieron a patrullar las calles, las tasas de asesinatos se dispararon hasta el pico del 2.011 para ir disminuyendo hasta tocar suelo en 2.014, año en el que -paradójicamente- ocurrieron dos sucesos de enorme impacto popular : la desaparición de un autobús escolar ocupado por 43 estudiantes, en Ayotzinapa y la matanza de civiles por parte del Ejército, en Tlatlaya.

En los tres años siguientes, mientras se sucedían los enfrentamientos, las muertes y las detenciones contra los grandes capos de la droga, las cifras volvían a entrar en ebullición hasta el último dato de noviembre ; un mes en el que entonces Presidente Peña Nieto perpetuó el uso policial del Ejército con la entrada en vigor de la Ley de Seguridad Interior.

Descabezados los grandes cárteles, la atomización de los grupos del crimen organizado ha provocado una nueva lógica violenta, protagonizada por una constelación de pequeñas bandas que han extendido sus redes a otro tipo de delitos como el secuestro, la trata de personas, la extorsión…… En la Baja California, por ejemplo, que es la perla turística del Pacífico, los asesinatos han crecido un 400 % en los últimos cuatro años.

Acabado ya el 2.017 y de acuerdo con lo publicado por el Instituto Nacional de Estadística, México ha atravesado la época más sangrienta de su historia con 85 asesinatos diarios y con unas cifras más alarmantes que las registradas durante los peores años de la guerra contra el narco. La tendencia indica que, éste año de 2.018, se superará el record anterior.

El año pasado, murieron asesinadas 31.174 personas, -mayoritariamente por arma de fuego-, con un aumento del 27 % sobre el 2.016 y más del doble de hacía 8 años. Así se ha alcanzado la tasa de 25 muertes por cada 100.000 habitantes , adelantando a Colombia, que tiene a 24 y acercándose a la brasileña que tiene 29 y que tradicionalmente ha sido muy superior.

Ayer sábado,1 de diciembre, tomó posesión el nuevo Presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, tras ganar las elecciones nacionales celebradas el pasado mes de julio. Es un hombre de mano dura en lo relativo a seguridad pública como ya lo experimentó en su etapa como Gobernador del Estado de México. Tiene un gran reto por delante para mejorar los terribles índices delincuenciales con los que se ha encontrado. Veremos como enfoca su lucha contra la criminalidad.

Fuente

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here