PP y Ciudadanos se reúnen este martes en Sevilla. Será el primer encuentro formal entre ambas formaciones al que acudirán, por parte de los populares, Juan Manuel Moreno y Teodoro García Egea. Mientras, por la del partido naranja, estarán presentes Juan Marín y José Manuel Villegas. Habrá representación de las dos fuerzas políticas a nivel nacional porque junto a los candidatos, estarán sus secretarios generales que se van a desplazar hasta allí para no perderse ningún detalle de las negociaciones.

El encuentro a cuatro busca formar un gobierno alternativo. Aunque el PP da por hecho que la cita de este martes será simplemente “una toma de contacto”. Creen que irán avanzando a medida que lo hagan las conversaciones. Además, no piensan comenzar hablando de cargos. Les parece que lo más importante es abordar medidas. Consideran que en eso se pueden poner de acuerdo sin problema. “Mejor tratar los puntos en común y encapsular lo que nos diferencia hasta el final”, comenta un dirigente pendiente de todo el proceso.

Por eso, el PP llevará a la mesa tres aspectos fundamentales. Primero, quiere debatir sobre las reformas económica y fiscal que llevaba en su programa. Para ellos es imprescindible la bajada de impuestos y eliminar el de sucesiones. Segundo, apuestan por una mejora de los servicios públicos esenciales, como por ejemplo, despolitizando la sanidad. Y, por último, proclaman una necesaria regeneración. En lo que se incluye el compromiso de afrontar un mandato de tan solo ocho años y crear un cuerpo de interventores independientes. Los populares aseguran que quieren “limpiar” las instituciones y están convencidos que en todos estos apartados coincidirán con Ciudadanos.

Les gustaría que fuera un acuerdo exprés pero reconocen que todo va a depender “de la actitud con la que acudan los de Rivera”. Desde luego, el mayor escollo se presentará al debatir quién debe tener las llaves de San Telmo. Marín quiere encabezarla y tanto Pablo Casado como el PP andaluz ya han dejado bien claro que la presidencia es algo “innegociable”. “Si acuden con esa exigencia, no vamos a ponernos de acuerdo”, señalan cargos de la formación autonómica.

“No tiene sentido. Tenemos más escaños y si se hubiese producido el sorpasso, todavía. Pero, al final, no ha ocurrido”, explican fuentes del PP. “Si bloquean la situación, eso será un suicidio político ¿Cómo podrían justificarse ante los españoles?”, se pregunta un dirigente territorial.

Además, Génova -ya lo anunció el líder del PP en su corrillo con periodistas el día de la Constitución- quiere un pacto global. En la sede nacional desean que se cierren a un mismo tiempo los nombres de las personas que se pondrán al frente de la Mesa del Parlamento y de la Junta.

Los populares quieren que Ciudadanos se convierta en “su socio prioritario” y excluir a Vox. Por eso prometen “ser generosos” con sus aliados y parten con buen ánimo para resolver esta situación. Destacan que si en agosto de 2016, ambas formaciones pudieron consensuar que Mariano Rajoy siguiera en la Moncloa, ahora es imposible que no se entiendan para lograr el cambio en Andalucía.

Fuente

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here