Fuente: El Mundo

La portería del Barça está en buenas manos. De eso no hay ninguna duda, por mucho que la salida de Víctor Valdés, por un momento, parecía que iba a desatar todo un terremoto similar al que siguió a la traumática marcha de Andoni Zubizarreta. En este caso, no hubo travesía del desierto. Marc-André ter StegenClaudio Bravo demostraron su enorme calidad desde el primer minuto, pero su relación terminó siendo absolutamente tormentosa. Jasper Cillessen, el relevo del chileno, en cambio, apenas levanta la voz. Tremendamente disciplinado, cumple con nota cuando le toca situarse bajo los palos.

El meta holandés se ha acostumbrado a revelarse como un héroe absolutamente discreto. El partidazo que firmó ante un Tottenham volcado casi a la desesperada en ataque así lo demuestra. Cillessen firmó paradas increíbles, pero no pudo llevarse al final la satisfacción de dejar la portería a cero. Lucas Moura, en la enésima llegada de los ingleses, le batió con un duro disparo, casi sin oposición, poco después de que salvara un gol prácticamente cantado del brasileño con una parada casi imposible, con un vuelo rápido y raso. Está muy claro que varios grandes de Europa estarían encantados de tenerlo en sus filas. Y él quiere más minutos. Pero, por lo menos de momento, no se mueve del Camp Nou. Y eso, para Ernesto Valverde, es toda una bendición.

«Tenemos dos grandes porteros y eso está lejos de ser un problema», aseguró el entrenador del Barça tras el empate ante el Tottenham. «Gestionar eso a veces no es fácil. Queremos que esté contento, pero, al final Marc, cuando juega, refrenda esa condición de titular porque hace grandes partidos, por mucho que Jasper también los haga», señaló Valverde, quien no tuvo problema alguno a la hora de elogiar el partido que firmó el arquero holandés. «Su actuación ha sido increíble», apuntó. Cillessen fue uno de los grandes protagonistas junto con un Ousmane Dembélé que, a diferencia del holandés, no brilla precisamente por su férrea aplicación de la disciplina.

Multa de 200.000 euros para Dembélé

Al francés, que llegó dos horas tarde al entrenamiento matinal del pasado domingo, tras firmar un buen gol ante el Espanyol en el derbi. Le han dado un buen tirón de orejas dentro del vestuario. Algo que, de acuerdo con la Cope, se ha visto completado además con una fuerte sanción económica: una multa de 200.000 euros. Todo el revuelo que se ha generado, no obstante, no parece preocuparle demasiado a Valverde. «No me preocupo demasiado por estas cosas. Yo soy partidario de que lo que ocurra dentro se resuelva internamente y no tenga que salir de los muros que tenemos nosotros, pero sabemos cómo son las cosas. Hay unas cosas que se dicen de cara a la galería y otras no tanto», apuntó.

«Ha marcado un gran gol, al alcance de jugadores como él, con el talento que él tiene. A lo largo de la temporada suceden cosas con los jugadores y trataremos de resolverlas de manera interna. Lo que esperamos es que él, como todos los jugadores que han estado en el campo, nos dé muchas alegrías», recalcó un Valverde que recuperó su tono más distendido para hablar de los minutos que tuvo Leo Messi sobre el terreno de juego. «Es mejor que juegue un rato. A él le gusta, a nosotros también y al público, ni te cuento», señaló el entrenador del Barça.

El gran protagonista, con todo, fue un Dembélé a quien el vestuario quiere arropar al máximo. «Es un jugador espectacular al que tenemos que ayudar y darle cariño. Tiene mucho futuro y ya es un jugador de presente. Lo ha vuelto a demostrar con otro golazo a la altura de muy pocos, de los que sabe hacer él», explicó Carles Aleñá en Movistar Liga de Campeones. «Al final, hay que separar las cosas y no hay que matarlo. Es verdad que ha tenido fallos, y él ya lo sabe, pero lo va a corregir», sentenció el canterano.

Fuente

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here